Qué es mejor: caja registradora o software tpv

Autor: Equipo Glop |

glop
A la hora de abrir un negocio, ya sea un comercio, un restaurante o una cafetería, uno de los elementos imprescindibles a tener en cuenta es el lugar donde van a parar las ganancias de cada día. Antiguamente todo el dinero se guardaba en la denominada caja registradora, sin embargo, en la actualidad cada vez es más frecuente encontrarse con establecimientos que disponen de un software tpv que les facilita en mayor medida el cobro de los pedidos o de los productos que se venden.
Si eres empresario o propietario de un comercio y quieres saber qué opción es mejor de cara a optimizar tu negocio, una caja registradora o u software TPV, aquí te daremos todas las claves para que puedas la alternativa que mejor se adapte a tus necesidades.

Qué es un software tpv

Antes que nada, es preciso realizar algunas aclaraciones con respecto a qué es un software tpv, qué es una caja registradora y para qué sirve cada uno. En primer lugar, hablaremos de los tpv, terminales punto de venta, tratándose éstos de una actualización y modernización de las cajas registradores, consiguiendo así que, por medio de un programa tpv, se pueda llegar a percibir mejoras que con otros aparatos no son posibles. Un software tpv es capaz de ofrecer funciones que no se pueden encontrar en otros dispositivos, como la propia caja registradora.
Los tpv disponen de programas informáticos para comercios, puesto que son estos sistemas los que hacen que el terminal funcione correctamente. Al instalársele un software tpv se podrán llevar a cabo funciones tales como la gestión de stock, personalización de facturas o la mejora de la comunicación entre diferentes departamentos del negocio. No obstante, es preciso tener en cuenta que todas estas herramientas dependen del modelo de tpv que se escoja, ya que no todos los negocios son iguales y las necesidades que tiene cada uno pueden variar.
El tpv es, en definitiva, un hardware, la parte física del dispositivo, y el software tpv es el que permite automatizar tareas de menor importancia y facilitar determinadas gestiones. En este sentido, siempre es recomendable optar por un tpv táctil, ya que resulta mucho más intuitivo y manejable y permite más espacio para la parte visual del programa, lo que permite disponer de la información necesaria de un simple vistazo.

Ventajas de un software tpv

La principal cuestión en el momento de seleccionar un sistema de cobro y gestión es la de si es mejor una caja registradora o un software tpv, ya que son las dos opciones primordiales. Al ser el software tpv una modernización del clásico sistema de caja registradora, es innegable que éste presenta numerosas ventajas, entre las que destaca la simplificación de la contabilidad de tu negocio. Esta simplificación viene dada debido a que el tpv se conecta con la nube, pudiendo almacenar cómodamente toda la información relevante sin tener que preocuparse por el que le pueda suceder algo a la parte física del aparato. Además, esta conexión te permite controlar en mayor medida todo lo que acontece en tu negocio a tiempo real, pudiendo inclusive disponer de estadísticas de contabilidad mensuales.
Una gestión tpv se caracteriza por permitir tanto al empresario como a los empleados disponer de un control de inventario mucho más efectivo, una gestión más exacta, una comunicación más ágil y una administración del negocio más fácil y automatizada, todo ello mientras se ofrece un mejor servicio al consumidor.

Cómo funciona una caja registradora

Una caja registradora es un dispositivo mediante el cual se pueden calcular las transacciones que se realizan a lo largo del día en un comercio. Tiene un funcionamiento muy básico, que consiste en sumar el coste de todos los productos que registra el consumidor, explicitando el total, creando una factura con dichos datos y almacenando el dinero en un compartimento de seguridad. Todo este proceso resulta mucho más manual que mediante un software tpv, así como mucho más limitado, si bien para determinados negocios basta con esta herramienta.
En el interior de una caja registradora se encuentra, entre otras cosas, una pequeña impresora con un rodillo de papel para poder emitir el ticket. Asimismo, si bien antiguamente no era así, las cajas registradoras en la actualidad disponen de una pistola de escaneo de código de barras, lo que agiliza la venta de productos al identificar el precio de forma automática.
Aunque, como ya hemos comentado, el sistema de una caja registradora es mucho más simple y dispone de menos funciones que un programa tpv, esta herramienta permite implementar otras opciones tales como descuentos, abonos, anulaciones de venta o devoluciones.

Por qué optar por un software tpv

Si actualmente dispones de una caja registradora en tu negocio y te estás planteando contratar un software tpv, es probable que hayas llegado a este artículo con la pretensión de saber los motivos y las circunstancias en las que un programa tpv es mejor opción que una caja registradora. A grandes rasgos se trata de un software intuitivo con un abanico mucho más amplio de funciones que te permitirán gestionar en mayor medida tu negocio, pero he aquí una serie de razones más específicas sobre por qué merece la pena optar por un tpv:
  • Control más amplio. En comparación, un software tpv abarca un servicio mucho más completo que permite gestionar un negocio desde diferentes frentes. Una caja registradora está orientada únicamente al proceso del pago y al almacenamiento del efectivo, pero un software tpv puede tener tantas opciones como el usuario requiera, incluyendo entre ellas un sistema de cobros optimizado. También permite, no obstante, controlar el stock, llevar un seguimiento más preciso de cada cliente, algo muy valorado en sectores como la hostelería, y una comunicación más exhaustiva entre los diferentes departamentos.
  • Tpv en la nube. Despreocupación por el dispositivo físico con el que se realiza la gestión y los cobros, puesto que toda la información queda almacenada en la nube y puede recuperarse independientemente del estado del hardware.
  • Más facilidad y compatibilidad. Se pueden utilizar diversos dispositivos con un mismo software, mejorando así la comunicación. Además, la interfaz de un software tpv resulta intuitiva y fácil de manejar, lo que subsana en gran parte errores humanos.
  • Ahorro de tiempo. Un software tpv permite automatizar tareas de menor importancia o sencillas, evitando así que empleados o empresario tengan que dedicar tiempo de la jornada a realizarlas.

¿Quieres ver mas?

Glop
Menu