5 trucos para aprender a comunicarse más asertivamente con tus clientes

comunicarse_con_mas_asertividad

 

 

En el mundo de la empresa, y más cuando eres autónomo, comunicarse más asertivamente con los clientes es una de las claves esenciales para cerrar las ventas con éxito. ¿Sabes a qué nos referimos cuando hablamos de asertividad? En las siguientes líneas, te lo contamos.

Qué es la asertividad y qué puede hacer por un autónomo

La asertividad, más allá de una habilidad comunicativa, es también una actitud. En resumidas cuentas, ser capaces de expresar nuestros puntos de vista sin perder el interés de nuestros interlocutores y, por supuesto, siempre de manera clara, respetuosa y abierta: eso es ser asertivo. Y es algo que se aprende (aunque muchos lo llevan innato en sus genes, para qué negarlo).

Ahora que sabes bien de qué se trata, podrás imaginarte lo esencial que resulta ser asertivo para los autónomos, cuyos resultados dependen directamente de cómo se comuniquen y cómo vendan sus productos.

Si desbordas autoestima y no pierdes el respeto, trasmites confianza. ¿Y qué conseguirás con eso?

- Una mayor firmeza a la hora de negociar. Tus argumentos serán atentamente escuchados y tenidos en cuenta.

- Podrás cerrar más ventas. Los clientes sentirán que puedes ayudarles a resolver efectivamente sus problemas.

- Mejorarás tu imagen. Eso atraerá a más clientes y verás incrementar las cifras de tu negocio.

- Reducirás el estrés. Sabrás que te comunicas de forma clara y, por lo tanto, ya no sufrirás a la hora de encarar tus futuras ventas.

Y ahora, te estarás preguntando, ¿pero cómo consigo mejorar mi asertividad? ¡Toma buena nota de las siguientes líneas!

5 modos de ser más asertivo con los clientes

1. El diálogo debe establecerse sin interrumpir los argumentos de los clientes, prestando atención a sus palabras, empatizando con ellos y sin tratar de imponer jamás tu discurso sobre el suyo. De lo contrario, se sentirán molestos y no te contactarán más veces.

2. Apuesta por expresarte desde una posición personal. Es decir, habla de ti, de lo que pretendes (por ejemplo: «me complace mucho ayudarte») y de tus experiencias (por ejemplo: «yo también lo probé»). ¡Pero siempre de forma honesta!

3. Tu cuerpo es también un arma para la venta. Por ello, debes cuidar tu postura, de manera que puedas reforzar tu presencia ante los clientes. Que tu lenguaje corporal se muestre relajado, incluso en las situaciones de mayor estrés negociador.

4. No temas decir que no. Es verdad que hacerlo puede crear una situación un poco violenta; pero es mucho peor que mantengas una esperanza en el cliente que no vas a poder cumplir ni satisfacer, ¿no crees?

5. Si tú fueras tu cliente, ¿qué querrías? Intenta ponerte en su piel; de esta manera te será mucho más sencillo hacerle propuestas que le resulten tentadoras y seducirle. El objetivo es que tus ofertas y palabras estén siempre dispuestas a mejorar su situación.

Ya sabes que comunicarse más asertivamente con los clientes es esencial para que tu negocio marche bien. Y ahora que has aprendido cómo hacerlo, recuerda que puedes contar con la ayuda de nuestro software TPV de gestión integral Glop para facilitarte las demás tareas. ¡Síguenos en redes sociales para estar informado de las últimas novedades!

¿Quieres ver mas?

Glop
Menu